Baile Flamenco - Historia del Baile Flamenco
Recursos

El flamenco es uno de los elementos más característicos de la cultura española, en especial a lo largo de la región sureña de Andalucía. Por eso, varias de nuestras escuelas - Granada, Madrid, Marbella y Sevilla - ofrecen el exclusivo curso de Español + Flamenco, donde aprenderás español a la vez que aprendes a bailar flamenco. ¿Qué mejor recuerdo puedes llevarte a casa que ese? Sigue leyendo más cosas sobre este curso único y sobre las escuelas que lo ofrecen: Spanish + Flamenco Course

Más abajo puedes aprender más cosas sobre la historia y la técnica del flamenco. Si estás interesado en aprenderlo tú mismo, esperamos verte pronto en Enforex!

Y además, puedes descubrir aquí todos los significados de la palabra flamenco.

Historia del Baile Flamenco

Hacer referencia al golpeo de los pies o a la furiosa pasión que conlleva es rascar la superficie del baile flamenco. El baile flamenco, como la tercera parte que es del fenómeno idiosincrásico español que es el flamenco, tiene un trasfondo histórico que ha acompañado al propio desarrollo de España.

Originario de los pueblos marginados del sur de España, el baile y la música flamenca tuvieron una influencia temprana de los griegos y romanos, y más tarde de las culturas hindú, mora y judía. Con la llegada, hace siglos, de los pueblos moro y judío a la Península Ibérica, la ya floreciente y próspera música y danza de Andalucía comenzó, sin darse casi ni cuenta, a extraer características de estas nuevas poblaciones. El baile y la música flamencos que vemos hoy son los deslumbrantes resultados de siglos de absorción y unificación de elementos de esta miríada de culturas.

Con el floreciente desarrollo de la música flamenca surgió la igualmente rápida evolución del baile flamenco, que apareció por primera vez de manera reconocible como una danza estructurada en el siglo XVIII. Mientras que el diseño original del flamenco se centra en la calurosa voz del cantante, los apasionados bailaores flamencos impresionaron al público en cafés musicales especiales -llamados cafés cantantes- y rápidamente comenzaron a robarles protagonismo a los primeros. Tras siglos de fusión cultural, lo que nació en unas cuevas como forma de expresión personal de los gitanos y otras etnias oprimidas ha evolucionado en la vistosa mezcla de cante y baile flamenco que ha seducido al mundo.

Baile Flamenco: Técnica

Baile Flamenco
Aunque los denominadores comunes de pasión y fervor nunca decaen, no hay un solo baile flamenco. De hecho, dependiendo del criterio emocional, la disposición de las frases melódicas, y las tradiciones culturales detrás de cada canción, ¡el baile flamenco se manifiesta en más de 50 palos distintos! Tanto el baile como la música flamencos incluyen un grado alto de improvisación personal, que toma cuerpo a través de las expresiones espontáneas de las emociones del intérprete en cada momento de la interpretación. Sin embargo, la expresión personal se debe entender dentro del complejo marco de las tradiciones y los patrones rítmicos de la música flamenca.

Bailaores flamencos
En una actuación de flamenco, el bailarín/a -o bailaor/a- normalmente estará inmóvil durante los primeros momentos, absorbiendo el rasgueo de la guitarra, las palmas, y el cante hasta que nota el golpe de inspiración. Entonces él o ella se lanzará a un baile flamenco tan apasionado como la canción que canta el cantaor -se pueden ver incluso las explosiones de emoción en las expresiones faciales del bailaor/a a lo largo de la actuación.

El papel del bailaor flamenco es esencialmente el de interpretar físicamente la letra de la canción -que generalmente expresa el gran lamento de las etnias perseguidas de la historia del flamenco- con movimientos de brazo suaves y elegantes que contrastan con los golpes reverberantes de los pies chocando salvajemente contra el suelo. Los dúos, llevados a cabo por un hombre y una mujer, suelen ser los bailes más intensos. Los bailaores se mantienen fija la mirada, constante y agresivamente construyendo entre ambos lo que resulta en una competición de pasión, tensión sexual y emoción.