Historia del baile español
Recursos

Historia del baile español

La idea de baile español se acompaña inmediatamente de imágenes de un rasgueo de guitarra, taconeo y brillantes trajes. A pesar de que mucha gente establece esta conexión inmediata entre España y el flamenco, un amplio número de bailes tradicionales de las distintas regiones de España se entrelazan en la larga historia del baile español. Por ejemplo, no hay mucha gente que se imagine visitar España y escuchar música de gaitas y panderetas, aunque es la música tradicional que acompaña el baile español en el norte de España.

Desde que existe la raza humana, el hombre ha usado la danza como una forma de comunicación y expresión personal. España no es una excepción. Danzas rituales que conmemoran batallas y otros logros bélicos fueron los primeros en aparecer, y siglos más tarde, durante la Edad Media, danzas rituales estructuradas en torno al tema religioso empezaron a tomar forma.

En el siglo XV se produjo la distinción entre los distintos géneros. Bailes serios y con una métrica se volvieron anticuados con la popularidad creciente de bailes más libres y festivos. En el Renacimiento, los bailes populares y folclóricos siguieron desarrollándose a pasos agigantados en la historia del baile español, e incluso tuvieron reconocimiento internacional. Estos bailes regionales se desarrollaron por sí solos y se mezclaron con otros para crear nuevos estilos. Ya puedes imaginar cuánto surgieron: ¡sólo en la región de Cataluña existen más de 200 bailes tradicionales distintos!

Durante el periodo barroco los gitanos llegaron a la Península Ibérica, y la popularidad de la música y el baile gitanos, el flamenco, fue en aumento y se incorporó a la historia del baile español. El resto es historia -o historia del baile español, más bien-, puesto que el flamenco se ha convertido desde entonces en una sensación nacional e internacional. Con la fama creciente del flamenco, los bailes regionales sufrieron una decadencia -intensificada durante el siglo XX, cuando el dictador Franco prohibió todo tipo de manifestación regional, incluyendo el baile, la música y los idiomas-. Por suerte, hoy en día ha habido un resurgir en el orgullo y la práctica de estos bailes tradicionales, ¡y la historia del baile español continúa!

Bailes españoles tradicionales

Jota Aragonesa: Esta danza típica es originaria del norte de España, concretamente de Aragón, y tiene un ritmo rápido en el que las parejas bailan con los brazos sobre la cabeza tocando las castañuelas. La influencia árabe es probable, pues se le atribuye su origen -vagamente- a un poeta árabe expulsado de Valencia en el siglo XII.

Sardana: Varias parejas se toman de las manos y bailan en un círculo cerrado en este baile tradicional de Cataluña.

Muñeira:
Se baila de dos en dos, o uno solo, al son de las gaitas. Esta "Danza del Molinero" es típica de Galicia y Asturias.

Zambra:
La zambra era en origen un baile árabe, pero con la Reconquista de España de los Reyes Católicos los árabes pudieron conservar este baile adaptándolo a las costumbres de baile españolas.

Bolero:
Uno de los más antiguos y más tradicionales bailes de la historia del baile español, el bolero es una danza rápida con pausas repentinas y giros arriesgados.

Fandango:
En su momento uno de los bailes más famosos de España, el fandango es un baile alegre y animado que se baila en parejas.

Paso doble:
Un rápido baile de un solo paso.

Flamenco:
Un apasionado baile originario de los gitanos, el flamenco es famoso en todo el mundo.

Sevillana: Baile típico de Sevilla, alegre e intenso, que recuerda al flamenco y tiene cuatro partes bien diferenciadas.