Excursión al Madrid de los Austrias
Rincón del estudiante

Madrid se convirtió en capital en el siglo XVI, en un momento en el que la ciudad no era sino una aldea grande y polvorienta en medio de unas cuantas ciudades históricas como Segovia y Toledo. Sin embargo, España estaba experimentando su Siglo de Oro en aquel momento, gracias a sus colonias americanas, lo que llevó a la construcción de todo tipo de edificios, encargados por la dinastía en el poder, los Austrias. La parte de Madrid conocida como Madrid de los Austrias se llama así porque muchos de los edificios de la zona se construyeron bajo el reinado de los Austrias. Es una parte de la ciudad con mucho encanto, donde las callejas se retuercen al paso de grandes palacios y casas nobiliarias y pintorescas plazas. Hay mucho que ver ¡y te vamos a ayudar a descubrirlo todo!

Plaza Mayor

Probablemente, uno de los lugares más fotografiados de Madrid, la elegante Plaza Mayor de la ciudad es una plaza espaciosa y cerrada construida en el siglo XVII. Fue construida sobre un pequeño prado anteriormente situado fuera del límite de las murallas y, tras su construcción, se convirtió en el telón de fondo de todo tipo de eventos y actividades: corridas de toros, ejecuciones, autos de fe, partidos de fútbol, coronaciones, mercados, espectáculos y el ajetreo general de la vida urbana. Hoy en día sigue siendo el alma de Madrid. La plaza con soportales alberga una mezcolanza de tiendas, cafés y restaurantes. Tiene nueve entradas a través de arcos y los bellos edificios de ladrillo que la rodean tienen casi 250 balcones de hierro forjado mirando a la plaza. Uno de los lados de la plaza está dominado por la elaborada Casa de la Panadería, cuyos coloridos frescos son un añadido reciente, de la década de los 90. En el centro mismo de la plaza hay una impresionante estatua ecuestre de Felipe III, el monarca que encargó la construcción de esta emblemática plaza.

Ayuntamiento

Situada en una de las plazas más bonitas de Madrid, la Plaza de la Villa, se encuentra la llamada Casa de la Villa, sede del Ayuntamiento de 1693 hasta 2007. Cuando Madrid se convirtió en capital de España, las primeras reuniones del consejo de la ciudad tuvieron lugar en la Iglesia de San Salvador. En 1629, el rey Felipe IV autorizó la constucción de un edificio para actividades gubernamentales y reuniones oficiales. Su construcción comenzó en 1645 y llevó unos 50 años y varios arquitectos para ser completado. El resultado es un precioso edificio barroco con bellas agujas de pizarra del periodo de los Austrias que es un verdadero tesoro del Madrid de los Austrias. La sede actual del Ayuntamiento es el precioso edificio modernista del Palacio de Comunicaciones en la Plaza de Cibeles.

Monasterio de las Descalzas Reales

El Monasterio de las Descalzas Reales es un convento fundado en 1559 por Juana de Austria, la hija viuda de Carlos I e Isabel de Portugal. El edificio en el que se alberga era la residencia familiar y el lugar de nacimiento de la propia Juana. La orden religiosa atraía a jovenes viudas o a las mujeres "desafortunadas en el amor" de sangre noble, y cada una debía aportar una dote. Las obras de arte, esculturas y otras riquezas se amontonaron y, especialmente al añadirlas a los regalos de los amigos de Juana, el convento se convirtió en uno de los más pudientes y ricos de Madrid. Su limpia fachada no da idea de la suntuosa decoración que contiene, donde también hay una misteriosa escalera renacentista, bella arquitectura interior, una elaborada capilla y unas 10,000 obras de arte.

Huerto de las Monjas

Este desconocido jardín es un refugio de tranquilidad justo en el centro del Madrid histórico. Este pequeño jardín con sus árboles, setos, y fuentes del siglo XVIII adornadas con querubines data del siglo XVII, cuando era el jardín de las monjas de clausura del convento del Santísimo Sacramento, que lo cuidaban y cultivaban tras los muros del convento. El convento fue destruido en los años 70 y remplazado con edificios de viviendas, pero el jardín sigue intacto y completamente precioso... ¡si lo encuentras!

Mercado de San Miguel

Aunque no es de la época de la dinastía de los Austrias, el Mercado de San Miguel es una interesante parada en esta zona. La estructura de crital y hierro que lo contiene fue construida a comienzos del siglo XX y es el único mercado de Madrid de su estilo -conocido como arquitectura de hierro forjado- que sigue en pie, ya que el resto fue derribado y reemplazado por otros de construcción más moderna. El edificio fue eventualmente abandonado, pero un grupo de inversores privados comenzaron su restauración en 2003. El mercado se volvió a abrir al público en 2009, y es una mezcla perfecta de turismo y vida cotidiana, modernidad y tradición. Los puestos, que venden deliciosas pastas, frescas frutas y pescados, crean un curioso contraste con los locales que sirven tapas gourmet y copas de vino. Tanto los lugareños como los turistas se dan cita en este mercado, por lo que es fácil comprender su atractivo.

Chocolatería San Gines

Si te apetece una deliciosa taza de chocolate con churros, San Ginés, escondida en el histórico y pintoresco pasaje del mismo nombre, es el lugar. Fundada a finales del siglo XIX, ha sido una popular cafetería que se ha especializado en esta sabrosa receta desde hace más de un siglo.


Reserva tu curso con nosotros sin ningun tipo de compromiso

Más de 20 programas para todas las edades, con alojamiento, actividades y servicios de calidad.