Semana Santa en España
Recursos

Una de las celebraciones más impactantes de España, la Semana Santa es un despliegue único de tradición, música, cultura, teatro y religión. Si estás pensando en aprender español, ¡piensa en hacerlo durante la Semana Santa en España! Una de las mejores cosas de Enforex es que estamos abiertos todo el año... ¡incluso durante la fiestas como ésta!

El Sur es el mejor lugar para experimentar la Semana Santa, lo que convierte a nuestras escuelas de Granada, Sevilla y Marbella en destinos principales tanto para aprender español como para de esta fiesta famosa en todo el mundo.

Aunque no hay nada como experimentar la Semana Santa en persona, ¡sigue leyendo para conocer más cosas sobre la historia de la celebración, sus tradiciones y mucho más!

Cuándo y dónde se celebra la Semana Santa

Las fechas de la celebración difieren de año en año, dado que la fiesta no está sujeta a una fecha específica, sino a un fenómeno astrológico. Asociada desde los tiempos en que el emperador Constantino el Grande convocó el Concilio de Nicea al primer domingo después de la luna llena tras el equinoccio de primavera en el hemisferio norte, la Semana Santa nunca se puede celebrar antes del 22 de marzo (el día después del equinoccio de primavera) o después del 25 de abril. Por tanto, puedes calcular que al principio de la primavera es cuando se pueden ver las famosas procesiones españolas, pero comprueba la fecha con el calendario antes de hacer planes concretos.

Las ciudades, pueblos y aldeas por toda España se revolucionan durante la Semana Santa. Mientras que cada ciudad tiene sus propias celebraciones de Semana Santa, la soleada Sevilla es un destino en el que vivirás una experiencia absolutamente sobrecogedora.

Tradiciones de Semana Santa

La fiesta, exultante en Sevilla y Andalucía y muy solemne en cualquier otra parte de España, se resume en sensacionales procesiones. Cada una de estas procesiones generalmente exhiben dos pasos intensamente adornados, uno de la Virgen y otro con una escena de la Pasión de Cristo. Presta atención a la fastuosa decoración de estas increíbles creaciones mientras pasan a tu lado, acompañadas de la música de cornetas y tambores; es difícil no emocionarse. Bajo cada paso, apenas podrás ver unas filas de pies. Casi cuarenta hombres, los costaleros, sujetan el paso sobre sus hombros y controlan su movimiento pendular. De hecho, lo ensayan tanto y están tan sincronizados que da la sensación -un poco escalofriante- de que las realistas figuras sobre el paso se mueven ellas solas al ritmo de la música.

También es imposible no ver a las filas de nazarenos, o penitentes, que van caminando al lado del paso. Incluso puede que veas a algunos nazarenos caminando descalzos, lo cual es bastante impresionante teniendo en cuanta que las procesiones pueden durar hasta 14 horas. Ah, y que no te echen para atrás las capuchas picudas y los atuendos de los nazarenos por su parecido con ellos del Ku Klux Klan: es una pura coincidencia y ambos no tienen absolutamente nada que ver entre sí.

Que no te sorprenda tampoco el hecho de que la gente se arregle mucho para asistir a las procesiones; especialmente hacia el final de la semana. Las mujeres normalmente se visten de punta en blanco mientras muchos hombres desafían al sol con trajes de chaqueta. Por supuesto, no todo el mundo se viste con tanto detalle, pero, si no quieres llamar la atención en las procesiones, mejor no te pongas la camiseta de pintar la casa.

Historia de la Semana Santa

Como en cualquier celebración cultural, la Semana Santa española se ha consolidado a través de los siglos. El punto de partida para esta celebración fue, claramente, la muerte de Cristo, de donde recoge el tema, aunque la celebración que contemplamos hoy es el resultado de siglos de evolución.

Un momento significativo en la historia de la Semana Santa en España es 1521, cuando el Marqués de Tarifa volvió a España de Tierra Santa. Tras su viaje, institucionalizó el Via Crucis en España, y desde ese momento este evento sagrado se celebró con una procesión. Con el tiempo, la práctica del Via Crucis se dividió en distintas escenas de la Pasión, con la incorporación de cruces y altares portátiles. Esto desembocaría en las actuales procesiones.

Mira en cualquier mapa las rutas de la Semana Santa y verás la Carrera Oficial claramente marcada. Esta ruta original, aunque ha evolucionado desde 1604, sigue sirviendo como base para la ruta actual. El paso final tuvo lugar en el siglo XVII, cuando las distintas cofradías de Sevilla comenzaron a dividirse y tomar la organización que hoy conocemos.